miércoles, 29 de marzo de 2017

Sendero Botánico Calduch - Azud de Vila Real

Parte del Sendero Botánico Calduch


ERES EL VISITANTE NÚMERO:
contador de visitas para blog
Como en la ruta anterior, estamos haciendo algunas rutas algo light por falta de tiempo, pero no por ello menos interesante o agradables de hacer. Nosotros la hemos disfrutado tanto o más que otras.

Primeros posters
Esta ruta es apta para todos los públicos y edades, ya que no tiene complicación alguna y su desnivel es muy poco, además de ser ideal para los meses de más calor, por su gran cantidad de sombra.

PR CV 438
La senda de esta ruta botánica Calduch, es muy fácil de seguir, ya que es muy visible y además, como gran referencia, es seguir el curso del río Mijares o de la acequia Mayor.

Panel informativo, lo bordeamos por la derecha
El coche lo dejamos en la calle que lleva hasta el puente en dirección Santa Quiteria, pero como ese no es nuestro destino, nos desviamos por la izquierda siguiendo las marcas del PR CV 438, en dirección al Azud de Vila-Real.

Primeros metros del recorrido
Sólo empezar el camino, nos encontramos a ambos lados posters con direcciones y a unos pocos metros, un cartel informativo con los posibles caminos a la desembocadura del río Mijares.

Poco a poco se va estrechando
Bordeamos la valla metálica y seguimos el camino que por ahora es muy amplio. Pasamos por al lado del pantanet de Santa Quiteria, su dique y el puente, que gracias a un vecino de Vila-real, Pere Dahera, quien lo construyó en el siglo XIII por una autorización de Jaime I el 18 de abril de 1275. Una de las frecuentes riadas lo destruyó en 1581 y durante su reconstrucción se colocó una cruz a mitad del puente que fue destruida por un rayo en 1652, hecho curioso que quedó reflejado en una inscripción que aún hoy se puede leer sobre la base de la piedra.

Empezamos a encontrar las primera paredes de piedra a nuestra izquierda
A pocos metros, el camino se vuelve en una magnífica senda, que en ocasiones se vuelve algo estrecha, gracias a las paredes de roca que hay a nuestra izquierda y que en algunas ocasiones nos obliga a inclinarnos y andar de rodillas para poder proseguir con nuestro camino.

Caminamos al lado del río Mijares
En este punto nos toca casi arrodillarnos para poder pasar
Bonito lugar y senda fácil de seguir
Nadie podría decir, que en el punto donde nos encontramos, se encuentra a pocos metros de una ciudad con más de 50.000 habitantes.

En algunos tramos encontramos bancos de madera

El muro de la derecha también nos ayuda para que no hayan posibles caídas a nuestra derecha

Pequeño túnel al final

A unos 400m, después de salir de un pequeño túnel, no encontramos el molí de Bisbal de 1.858. Este antiguo molino harinero se destinó posteriormente a la producción de hielo y de borra y, en sus últimos años a la fabricación de tatxes o puntas de París hasta su destrucción en la riada de 1.952.

Molí Bisbal
Acequia Mayor
Dejamos atrás el molino y después de recorrer unos 150m nos encontramos con un salto de agua que va a parar al río Mijares y producido por una acequia con mucho caudal, al menos cuando nosotros visitamos este lugar.

Salto de agua
El salto de agua sale de esta acequia
A veces un paseo así, se llega a disfrutar tanto o más como cuando subes por una canal, tienes alguna trepadita o llegas hasta un vértice, además el día nos acompaña en todas sus vertientes.

Seguimos caminando por un lugar con mucho encanto

El río Mijares no nos abandona en todo el recorrido
Seguimos caminando y a la vez disfrutando de este magnífico recorrido, hasta llegar a una barandilla con una marca que ya habíamos visto en otras ocasiones, pero que no sabíamos su significado, así que empezamos a investigar y gracias a Juan Ribes, un amigo del Facebook, encontramos la solución, se trata “El Camí”:

La sombra abunda durante todo el paseo

Marca pintada en la valla de el Camí
El Camino es una ruta de senderismo cultural que, con un trazado continuo y señalizado, enlaza caminos y rutas existentes de todas las comarcas e islas de habla catalana, permitiéndote conocer vivencialmente la cultura, la historia, el paisaje y las gentes de cada tierra.

Caseta del portell
A pocos metros de esta barandilla, encontramos un edificio que nos llamó la atención, se trata de la caseta del portell. Una construcción que en la parte superior, hay una pieza de cerámica que nos indica hasta donde subió el agua, en la crecida del río Mijares de 1922.

Monolito

Llegando a la área recreativa

Mesas con adornos cerámicos
A tan sólo 500m, se encuentra una posible zona de picnic, con varias mesas revestidas con azulejos de cerámica, con adornos de juegos de los más peques, de hace algún tiempo. A continuación encontramos un bar, nosotros nos desviamos por la derecha, por una barandilla con las marcas del PR CV 438 y como hemos hecho hasta el momento, siguiendo el curso del río Mijares.

Llegando al desvío

Desvío a la derecha, marcas del PR CV 438
En esta parte del camino, encontramos varios bancos de madera, para el que desee relajarse unos minutos disfrutando de este extraordinario paraje. Al llevar muy pocos kilómetros recorridos, nosotros preferimos continuar, pasando por el Molino, convertido en restaurante y caminando esta vez por un amplio camino.

Algunos bancos a pie del río Mijares
El Molino restaurado

Molino y restaurante
Aunque en un principio nos íbamos a dar la vuelta en este punto, decidimos seguir un poco más, así que seguimos caminando, pasando por debajo del puente del Termet y llegando hasta el Azud de Vila-Real. Un bonito lugar y a su vez peligroso, ya que hay fuertes corrientes y pueden poner a más de uno en apuros, si se deciden bañar en esta zona.

Río Mijares

Puente del Termet 
Azud de Vila-Real



Llegando al Azud de Vila-Real

Zona con algo de Peligro para los bañistas
Regresamos sobre nuestros pasos, y nos desviamos por la derecha, para entrar en una zona con numerosos pinos hasta llegar a la Ermita de Nuestra Señora de Gracia. 

Zona arbolada

Zona al lado de la piscina

Ermita de nuestra señora de Gracia


Ermita de nuestra señora de Gracia
Una vez visitada toda esta zona, tan sólo tenemos que regresar por el mismo camino por donde hemos venido y disfrutar de este placentero paseo.

Fuente

Más de cerca

Pozo
Para esta salida, no es necesario ningún material especial.



4 comentarios:

  1. Hola.

    Lo más importante, es disfrutar de la naturaleza, y este recorrido sin duda, lo permite. Muy chulo, sin duda, pasear junto a la orilla del río le da un plus, a los críos les encanta, y les permite hacer la ruta más amena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo:
      Exacto, nosotros vivimos a pocos kilómetros de este lugar y aunque hace mucho tiempo que la teníamos pendiente, por ser tan sencilla no la habíamos hecho y siempre la dejábamos para otra ocasión, pero nos ha gustado mucho y ha sido todo un acierto.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Eulogio...
    Una preciosa ruta,al lado de casa,con pocos kilómetros y que te solventa una mañana o una tarde rutera...
    Tomo nota de ella,me ha gustado mucho y creo que esos poco mas de seis kilómetros,saben a poco,viendo la crónica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane:

      Al tener poco desnivel el cansancio es menor y te apetece que la ruta sea algo más larga, pero después piensas que añadir kilómetros por añadir, tampoco tiene mucho sentido, la cuestión es disfrutar del momento.

      Saludos.

      Eliminar

HAN VISTO ESTA RUTA: